Wimbledon, el torneo que refleja la peculiar cultura inglesa

by Ketzer

El torneo de Wimbledon es el más antiguo del tour Grand Slam, un evento rodeado por de rituales y tradiciones típicas ingleses que lo hacen tan especial

Al inglés se le cataloga como una persona flemática (apática, que actúa con tranquilidad excesiva), se caracterizan por su puntualidad, su poca expresividad y tener una vida basada en rigurosos rituales (y supersticiones), que repite una y otra vez, a lo largo de su vida. El torneo de Wimbledon, el Grand Slam más antiguo del tenis profesional es un claro reflejo de la cultura británica.

La organización es estricta en ¡absolutamente! todos los detalles, incluyendo el tipo de pasto y su longitud, el código de vestimenta de los asistentes (incluyendo jugadores, jueces y demás asistentes), la comida, el comportamiento de los jugadores en la cancha, entre otros. Sin embargo esta misma tradición es la que le da un color tan característico a este torneo, el más importante del mundo en tenis sobre pasto.

El antiguo Wimbledon

Además, es el Grand Slam más antiguo en el tenis. Su nombre proviene del distrito de Wimbledon, ubicado al sur de la ciudad de Londres. Es el único de los cuatro Grand Slams que no organiza una federación nacional, sino un exclusivo club, el All England Lawn Tennis Club, fundado el 23 de julio de 1868.

No cualquiera puede ser socio, pues su cupo máximo es de 500 miembros y de ellos 375 son socios permanentes, además de 100 temporales que renuevan su membresía de manera anual y el resto son ganadores del torneo.

La primera edición data de 1877, solo por 22 participantes hombres. Para premiar al ganador, se diseñó una copa de plata de 47 centímetros de alto, con la figura de una piña en la parte alta, como un homenaje a los capitanes de la marina británica, quienes al volver de la guerra, ponían esta fruta afuera de su casa para informar a los vecinos que habían regresado. Cada ganador recibe un trofeo a escala de ¾ del original.

Las mujeres comenzaron a jugar a partir de 1884, pero la ganadora recibe una bandeja de plata que lleva el nombre de ‘Venus Rosewater Dish’, decorada con motivos mitológicos.

Otra tradición es que desde 1902 el torneo es patrocinado por la marca Slazenger y provee las pelotas de toda la competencia. Se trata del patrocinio más antiguo en el deporte. Están diseñadas con una tecnología que repele hasta un 70% más agua que una pelota estándar. Para la edición 2021, la marca proveyó 54 mil 250 bolas al torneo, pues en promedio se usan unas 50 mil pelotas. También se pierden unas 50 pelotas al día.

Wimbledon pelotas Lazdenger
Lee también: Tenis, el peor negocio entre los deportes televisados

Originalmente eran blancas, pero a partir de la televisión a color se fabricaron en amarillo. Aquellas pelotas que no se usan, se venden en la tienda de souvenirs, en paquetes de tres, con el año del torneo. El dinero recaudado se dona a la beneficencia.

En casi 150 años, el torneo solo se ha suspendido en tres ocasiones: durante las Guerras Mundiales (1914-1918) y (1940-1944) y el año pasado a consecuencia de la pandemia.

La primera transmisión televisada ocurrió el 21 de junio de 1937, a cargo de la cadena BBC, que actualmente mantiene la señal para la Gran Bretaña.

Los rituales

Debido a la rigurosidad británica, la organización del torneo siempre es muy precisa:

Sin excusa, el torneo inicia semanas antes del primer lunes de agosto y dura dos semanas. El domingo de la primera semana no hay actividad, para permitir que los vecinos de la zona puedan descansar de los tumultos. El día se conoce como “Middle Sunday” y solo se ha utilizado en ocasiones excepcionales cuando hay varios partidos suspendidos por lluvia.

El acceso al público inicia exactamente a las 10:30 horas y los partidos comienzan puntualmente a la hora programada. Por eso, David Nalbandián fue descalificado del torneo junior en 1999, por minutos tarde a la cancha. El primer partido, invariablemente es disputado por el campeón defensor. La cancha central únicamente se utiliza para disputar las finales y, como excepción, en los Olímpicos de Londres en 2012.

Hasta 2003, los jugadores debían inclinarse ante el palco real. Actualmente, se hace solo si están presentes la Reina Isabel II o el Príncipe de Gales.

Rufus Wimbledon

Antes de cada partido, se suelta a “Rufus”, un viejo halcón entrenado, quien encabeza un escuadrón de aves rapaces encargadas de espantar a las palomas porque deterioran el césped o con su excremento ensucian el verde perfecto de las canchas.

El deportivo tiene 50 canchas, aunque para el torneo solo se utilizan 19. Obviamente, no existe una cancha 13, para evitar la mala suerte a los jugadores.

Te puede interesar: La larga lucha de Serena Williams contra el machismo en el deporte

Estas canchas están compuestas completamente por césped inglés de la variedad (raigrás perenne) por su durabilidad, pues es el que resiste mejor el desgaste de los partidos. Sin embargo, cada año se siempre aproximadamente una tonelada de semillas por año y está a cargo de más de 50 jardineros. A lo largo del año se mantiene a 13 milímetros (mm) de altura y durante el torneo se recorta a 8 mm.

Wimbledon canchas

Vestimenta y publicidad

En cuanto a la indumentaria, todos los tenistas deben vestir de blanco y hay lineamientos precisos sobre el uso de franjas de otro color, con un espesor máximo de 10 mm. Esto implica a la ropa, tenis y cualquier accesorio, como cintas para el cabello, muñequeras, gorras, etc. Los jueces deben portar camisa a rayas con cuello blanco y pantalón beige. Las mujeres, falda larga las mujeres, y chaqueta oscura. Los jueces de línea usan también una clásica boina inglesa.

Mientras que los socios o invitados a los partidos deben ir vestidos de saco y corbata. El torneo prohíbe la publicidad en la vestimenta. Solo se puede portar la marca de la prenda que se viste. Tampoco hay anuncios en las vallas que rodean las canchas, por lo que siempre lucen mantas en color verde con toques púrpura. Pese a ello, algunas marcas se las ingenian para formar parte del torneo. Por ejemplo, en 2013, la tenista británica Anne Keothavong se pintó su logo en las uñas.

La organización del torneo

Martina Navratilova Wimbledon

En la historia de Wimbledon, William Renshaw, Pete Sampras y Roger Federer son los máximos ganadores con siete ediciones en la rama varonil, mientras que Martina Navratilova tiene nueve títulos individuales, Aunque en dobles y mixtos, tiene 20 trofeos, igual que Billie Jean King. El campeón más joven fue Boris Becker en 1985 (17 años y 22 días) y Lottie Dod ganó en 1888 con 15 años y 285 días. En cuanto a victorias consecutivas, William Renshaw y Navratilova tienen seis.

Para elegir a las cabezas de serie, hasta hace unos pocos años, no se utilizaban los rankings de la ATP o WTA. El propio comité organizador de Wimbledon establecía la clasificación, basado en sus actuaciones previas en torneos de césped.

El partido que más largo del torneo lo jugaron el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut en la primera ronda del 2010. Duró 11 horas, 6 minutos y 23 segundos, con parciales: 6–4, 3–6, 6–7(7), 7–6(3) y 70–68. Porque no había tie-break en el último set. De hecho, comenzó el 22 de junio y acabó el 24. El set más largo duró 8 horas y 11 minutos.

Amenidades

La comida favorita para los asistentes son las fresas con crema, provenientes del Condado de Kent. Durante las dos semanas que dura el torneo se consumen en promedio unos 30 mil kilos de fresas de la variedad Elsanta y 7 mil litros de crema de Chantilly. Se dice que este ritual data de la coronación del rey Jorge V, aunque algunas versiones indican que la tradición data del siglo XIX.

Fresas con crema, wimbledon

También se bebe champagne y el Pimm’s, una bebida afrutada británica, muy popular en verano.

Alrededor del Club, también se encuentra la “Henman Hill”, donde acuden miles de aficionados cada año. Se le dio ese nombre porque en 1997 se instaló una pantalla gigante para seguir al británico Tim Henman, con la esperanza de terminar con 77 años sin un título para un británico, pero fracasó. Después de 2013 se intentó cambiar su nombre a “Murray Hill” cuando Andy Murray ganó las ediciones de 2013 y 2016.

Después de la Final del torneo se organiza una cena de gala para los ganadores. los ganadores de singles masculino y femenino participar en un baile tradicional.

Para ingresar a los partidos, las entradas se sortean y el comité solo vende algunas entradas del mismo día, por lo que se hacen largas filas porque solo se vende una entrada por persona y, al entrar el silencio es absoluto durante el juego.

Wimbledon cancha principal

La única adaptación que se ha hecho a la infraestructura es la de colocar un techo retráctil a partir del 2009, para evitar suspensiones en los partidos estelares del torneo. Esta estructura solo tarda 10 minutos en cerrar y se ha convertido en otro de los atractivos del torneo.


0 comment

Noticias Relacionadas