El éxito deportivo de Andy Reid fomentó su tragedia familiar

by Ketzer

A cambio de ser uno de los coaches más exitosos y respetados de la NFL, Andy Reid y su familia vivieron la pérdida de su hijo mayor, por problemas de drogas

Andy Reid, coach de los campeones Chiefs de Kansas City es uno de los entrenadores más respetados de la NFL. Ha sido head coach en la mejor Liga del mundo de manera ininterrumpida desde 1999, cuando llegó a los Eagles de Philadelphia y los llevó a cuatro Finales de Conferencia consecutivas (2001 y 2004), así como el Super Bowl XXXIX en la temporada de 2004. Salió del equipo al final de la temporada 2012.

Cuatro días después lo contrataron los Chiefs de Kansas City para la temporada 2013 y en ocho años al frente del equipo, ha jugado playoffs en siete, ha ganado cinco títulos divisionales consecutivos y su tan ansiada victoria en el Super Bowl LIV, ante los 49ers de San Francisco.

Es considerado uno de los mejores mentores de la Liga, así como un genio ofensivo, con gran talento para formar quarterbacks, con dos casos de gran éxito: Donovan McNabb en los Eagles y el más acabado, Patrick Mahomes. Otros nueve equipos lo dejaron pasar en la primera ronda del Draft colegial del 2017. Reid lo tomó como su discípulo, organizó un plan de juego para arroparlo,  pulir sus cualidades y hoy está entre los mejores tres pasadores de la Liga.

Andy Reid

Pero no solo eso, Andy Reid ama tanto el futbol americano que ha dejado de lado su vida familiar, con graves consecuencias: sus dos hijos mayores enfrentaron problemas de tráfico de drogas y drogadicción hasta que uno de ellos perdió la vida.

Si bien esta historia es de superación en el deporte profesional, porque logró reponerse a una tragedia de esta magnitud, también muestra cómo el trabajo de manera compulsiva, puede acabar con la vida de los atletas así como con sus familias.

Los logros

Reid inició su carrera como entrenador de futbol americano en 1982, cuando se tituló como asistente en la Universidad de Brigham Young, con 24 años de edad.

EquipoAñoCargo
Universidad San Francisco State1983-1985Coordinador ofensivo, coach de línea ofensiva
Universidad Nothern Arizona 1986Coach de línea ofensiva
UTEP1987-1988Coach de línea ofensiva
Universidad de Missouri1989-1991Coach de línea ofensiva
Packers de Green Bay1992-1995Coach de línea ofensiva y de alas cerradas
Packers de Green Bay1996-1998Coach de quarterbacks
Eagles de Philadelphia1999-2012Head coach
Chiefs de Kansas City2013-2020Head coach
Currículo profesional de Andy Reid

Durante su trabajo en Philadelphia, Reid además era vicepresidente ejecutivo de operaciones de futbol e incluso director general.

En Kansas City su contratación como coach ocurrió antes que la de “su jefe”, el gerente general del equipo, que también estaba vacante. Reid, incluso participó en las entrevistas para elegir a Brett Veach para este cargo.

“Una crónica sobre su contratación con los Chefs, detalla claramente su pasión por su trabajo:

“La reunión (entre Reid y el dueño de los Chiefs, Clark Hunt) se programó en Philadelphia (cuatro días después de su despido de los Eagles y fue presentado el 7 de enero de 2013. El agente de Reid, Bob LaMonte, pensó que la charla tomaría unas tres horas. Pero al conocerse, se cayeron tan bien que el tiempo transcurrió: cuatro horas, luego seis, después ocho horas de conversación. Después de nueve horas, quedó claro que Reid sería el próximo entrenador en jefe de los Chiefs”.

ESPN

La tragedia

La gente que lo conoce califica a Andy Reid como un hombre de gran corazón, de enormes ojos azules. Se casó con Tammy Reid en  1981, un año antes de iniciar su carrera, con 23 años de edad. El matrimonio procreó cinco hijos: Garrett, Britt, Drew Ann, Crosby y Spencer.

En 2007, Garrett y Britt fueron detenidos por la policía por posesión de drogas. En su audiencia, el juez calificó la casa de los Reid como un «emporio de drogas», por la gran cantidad de sustancias (legales o no) que resguardaban los hermanos. Aunque sus padres no hicieron comentarios, el juez reconoció que ambos padres amaban a sus hijos y habían intentado ayudarlos.

El mayor, Garrett, fue acusado por tráfico de drogas y sentenciado a 23 meses de prisión, por provocar en un choque de tránsito y estar bajo el influjo de heroína. El joven le dijo al juez:

“No quiero morir consumiendo drogas. No quiero ser ese niño que era el hijo del entrenador en jefe de los Eagles, que estaba malcriado y drogado y con sobredosis y simplemente se desvaneció en el olvido.»

Te puede interesar: Lambeau Field, la aduana más dura rumbo al Super Bowl LV

Pese al problema, Reid hacía todo lo posible para no perderse las prácticas con los Eagles y nunca pensó en renunciar a su puesto. Solo se tomó una licencia de cinco semanas en la temporada baja de ese año 2007, pero cuando comenzó la pretemporada, Reid le dio prioridad a su equipo.

El 5 de agosto de 2012, Andy Reid recibió una llamada de la policía de Lehigh, una comunidad ubicada al norte de Philadelphia, para informarle que Garrett estaba muerto en su habitación de la Universidad a causa de una sobredosis accidental de heroína. Tenía 29 años.

Andy Reid hijos

Su padre había arreglado que formara parte como asistente de los trabajos de fuerza y ​​acondicionamiento físico de los Eagles en el campo de entrenamiento. Sin embargo, perdió la lucha contra las drogas, pese al esfuerzo de su familia para que lograra vencer su adicción.

“Estos resultados lamentablemente confirmaron lo que habíamos esperado todo el tiempo. Entendimos que la larga batalla de Garrett con la adicción iba a ser difícil. Sin embargo, siempre tendrá el amor y el respeto de nuestra familia por el coraje que mostró al tratar de superarla. Al final, nos sentimos cómodos con nuestra fe y saber que está en un lugar mejor”, declaró la familia a través de un comunicado de los Eagles.

Reid solo tomó tres días de duelo y regresó a los entrenamientos. “Esto es lo que Garrett hubiera querido”, expresó. Ese año tuvo su peor temporada con los Eagles (4-12) y perdió el empleo.

Por su parte, Britt Reid, a los 22 años recibió una condena de entre ocho y 23 meses de cárcel más libertad condicional. Era adicto a los analgésicos, que empezó a utilizar para tratarse una lesión en de fútbol con su equipo de la preparatoria. En 2007, apuntó con un arma a una persona, en un incidente de tráfico, por lo que la policía lo acusó de portar un arma de fuego sin licencia.

En 2013, Reid recibió el reconocimiento como Coach del Año con los Chiefs. Su única condición para firmar fue que su hijo ocupara un cargo como entrenador asistente del equipo.

La adicción al trabajo

Diferentes centros de tratamiento contra las adicciones en EEUU, definen el comportamiento del workaholic como: “preocuparse excesivamente  o tener una motivación incontrolable con el trabajo, y gastar mucha energía en esta actividad. En cambio hay un deterioro en las relaciones privadas, actividades de tiempo libre y / o de salud”.

“Los psicólogos estiman que la prevalencia de la adicción al trabajo en los estadounidenses es del 10%. Otras estimaciones que oscilan entre el 15% y el 25% e incluye tanto a trabajadores comprometidos con su actividad y personas que tienen una verdadera adicción al trabajo. En Noruega, que es el país con mejor cultura laboral en el mundo, se estima que la adicción al trabajo ocurre en un 7.3-8.3% de la población”, de acuerdo con el centro The Recovery Village.

Andy Reid Packers

EEUU tiene una de las tasas de adicción al trabajo más altas del mundo, con más de 50 horas a la semana, mientras que el promedio mundial es de 33 horas, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).  En México, el tiempo promedio de trabajo es de 43 horas por semana.

Las profesiones con mayor índice de adicción al trabajo son: vendedores, trabajadores de las áreas de Recursos Humanos, Informática y abogados.

Lee también: Sean McDermott: fe y empatía, éxito de los Bills de Buffalo

En cuanto a las consecuencias de desarrollar esta enfermedad, de acuerdo con el centro de rehabilitación, destacan: estrés crónico, depresión y ansiedad, enfermedades cardiovasculares, problemas en las relaciones familiares y de pareja.

Andy Reid joven

De acuerdo con el Consejo de la Visión de EEUU, el 48% de los ciudadanos estadounidenses en edad laboral, se consideran adictos al trabajo (workaholics). De ellos, solo el 28% dice que necesita trabajar tanto para conseguir más dinero.

El estudio, publicado el 1 de febrero de 2019, señala que en promedio, cada persona con empleo trabaja cuatro horas más por semana, sin percibir un dólar adicional. Además, pasa otras  cuatro horas adicionales a la semana pensando cuestiones relacionadas con su trabajo. El 53% de los 2 mil encuestados, dijo sentirse estresado por el trabajo.

Esta investigación se realizó para analizar los efectos del exceso de trabajo en la salud de la vista y sus graves consecuencias. Al respecto, los trabajadores en EEUU pasan en promedio 7.5 horas mirando una pantalla, en un día normal y un 35% pasa hasta 9.5 horas frente a un monitor.

La historia de Andy Reid y su familia, además de ser ejemplar en la NFL, es una muestra de cómo trabajar en el máximo nivel de rendimiento en el deporte profesional, se convierte en una actividad absorbente que merma la salud física y emocional de quienes alcanzan este nivel y, después de brillantes carreras, puede acarrear consecuencias irreversibles para las personas involucradas y sus familias.


0 comment

Noticias Relacionadas