El camino que construyó Tom Brady hasta volverse el GOAT

by Ketzer

Tom Brady ha labrado su éxito a lo largo de los años, básicamente con una disciplina férrea y una admirable voluntad por superarse

Cuando platico con mis amigos, nos referimos a Tom Brady como “Tom Lady” o “Tom Barbie”. A veces surge el calificativo “la nena” cuando está a punto de ser capturado y prefiere tirarse al suelo antes de ser golpeado. Dudamos de su talento cuando se le responsabilizó por el escándalo de los balones desinflados en la Final de Conferencia del 2014 ante los Colts de Indianápolis y fue suspendido por “tramposo”. Honestamente, cada que llega al Super Bowl, esperamos que pierda.

Pero de cara a su décima aparición en el Super Bowl, sus seis títulos (más que nadie en la historia moderna de la NFL); ser uno de cuatro quarterbacks en disputar el título con dos equipos diferentes, ahora sin su mentor de 20 años, Bill Belichick; así como su longevidad, su disciplina, su capacidad de reinventarse y su mentalidad ganadora, tenemos que reconocerlo como el mejor jugador de futbol americano de todos los tiempos: “The  GOAT” en inglés: Greatest Of All Time.

Más allá de las críticas o de subestimar su talento, Tom Brady ha labrado su éxito a lo largo de los años, básicamente con una disciplina férrea y una admirable voluntad por superarse. De hecho, desde la universidad, solo pintaba como un jugador más, cuyo máximo logro habría sido un trabajo como suplente de emergencia.

Tom Brady Bucs

Te puede interesar: Alex Smith, un milagro que se ganó el respeto de la NFL

Esta es la gran historia de superación de Tom Brady, hasta convertirse en el mejor de todos:

¿Quién es Tom Brady?

Thomas Edward Patrick Brady, nació en San Mateo, California, el 3 de agosto de 1977. Proviene de una familia católica de ascendencia irlandesa, que llegó a Boston a mediados del siglo XIX y posteriormente migró a San Francisco. En su infancia vivió la época dorada de los 49ers de San Francisco y su ídolo fue Joe Montana.

Estudió en la Preparatoria Junípero Serra de San Mateo, California, entre 1992 y 1995. Desde el 2012 el estadio de esa institución cambió su nombre a “Brady Family Stadium”, como homenaje a su célebre exalumno. En esos años, tuvo la oportunidad de jugar béisbol profesional como cátcher del equipo Montreal Express de ligas menores.

En cambio, eligió persiguir su sueño de llegar a la NFL y pelear por un lugar con los Wolverines de la Universidad de Michigan entre 1996 y 1999. A su llegada fue el séptimo pasador del equipo y su frustración fue tanta que requirió de un psicólogo para poder mostrar su talento.

Los resultados fueron contrastantes, pero le permitieron aspirar por un lugar en la NFL: solo jugó 29 partidos y nunca superó las 2 mil 500 yardas en alguna temporada. A cambio, en sus últimos dos años guió a los Wolverines para ganar el Citrus Bowl y el Orange Bowl.

Brady llegó al Draft de la NFL en el año 2000. Su ficha de” scouting” le daba pocas esperanzas: “un jugador con poca movilidad, pobre complexión atlética, brazo débil e incapaz de lanzar grandes distancias”. “Pequeño” por pesar 95 kilos, pese a su estatura de 1.94 metros.

En su evaluación en el “Combine” registró 5.28 segundos en 40 yardas (la mínima aceptable en esta distancia es de 4 segundos). Registró 7.20 segundos en la prueba de habilidad con tres conos. Es decir era un prospecto de suplente, en el mejor de los casos.

Lee también: Clark Hunt: de una franquicia con bolsas de papel en la cara a revalorarse 147%

Como precaución, concluyó sus estudios. Hace unos años publicó su curiculum vitae donde “presume” su periodo de prácticas profesionales como asistente de corredor de ventas en la financiera Merrill Lynch durante los veranos de 1998 y 1999.

Finalmente, fue reclutado en la sexta ronda de aquel Draft, en el puesto 199 de 255 jugadores disponibles, por los Patriots de Nueva Inglaterra. Su aspiración, pelear por un puesto en el roster del equipo después de la pretemporada, detrás del titular Drew Bledsoe y los suplentes John Friesz y Michael Bishop.

En ese momento, hubo otra señal que marcó su carrera: cuando se encontró por primera vez como el dueño del equipo, Robert Kraft le dijo:  

“Buen día Mr. Kraft: me presento, mi nombre es Tom Brady. Soy el jugador de sexta ronda que será la mejor decisión que esta franquicia haya tomado en su historia”.

Y cumplió su palabra. En ese año se convirtió en el primer suplente del equipo. Un año después, el 23 de setiembre de 2001, entró al campo para sustituir a Bledsoe por lesión y comenzó la leyenda de The GOAT y de ser un desconocido condujo a los Pats a ganar su primer anillo de Super Bowl, con apenas 24 años.

El Señor de los Anillos

Desde esa temporada, Brady  ha ganado seis campeonatos, el nombramiento como Jugador Más Valioso (MVP) de la NFL en tres ocasiones y cuatro veces ganó el MVP del Super Bowl.

Es el cuarto quarterback en la era del Super Bowl que llega al partido final con dos equipos diferentes y el segundo que lo logra en ambas conferencias. Solo Payton Manning ganó el título en estas circunstancias. Además destaca por su enorme capacidad de mantenerse sano en un deporte que tiene un alto desgaste físico. El dato es impactante: una carrera promedio en la NFL dura 6 años, Brady ha jugado tres veces más (20 temporadas), con 43 años a cuestas.

Su durabilidad le ha permitido iniciar 302 partidos consecutivos hasta el partido de Campeonato de la Conferencia Nacional hace dos semanas, un récord de la Liga, por encima de los 298 partidos consecutivos que acumuló Brett Favre.

Tom Brady Lord of the Rings

Estas son algunas de sus marcas y reconocimientos:

  • Más temporadas como quarterback titular en un mismo equipo: 19
  • 4 temporadas como líder de la Liga en pases de touchdown
  • Mayor cantidad de victorias para un jugador: 230
  • Mejor relación touchdowns-intercepciones temporada: 28-2 en 2007
  • Mayor cantidad de yardas por pase con una franquicia: 79 mil 571
  • Más touchdowns con un mismo equipo: 541
  • Mayor cantidad de selecciones de Pro Bowl: 14
  • Tres juegos consecutivos con más de 300 yardas por pase, tres o más anotaciones y cero intercepciones
  • El quarterback de mayor edad en liderar la NFL en yardas por pase: 40 años
  • Jugador más grande en ganar el MVP de la Liga y estar en el primer equipo All-Pro: 40 años
  • Mayor cantidad de yardas para un quarterback de 40 años o más: 4 mil 577
  • 3 veces en el Primer Equipo All-Pro
  • Integrante del Equipo de la Década de los años 2000 y los 2010
  • Jugador Ofensivo del año: 2007 y 2010
  • Regreso del Año: 2009
  • Una fortuna estimada en 235.2 millones de dólares, solo por su sueldo como jugador

El método para la eterna juventud

Tom Brady creó su propio método de entrenamiento y alimentación, de la mano de su entrenador personal, Alex Guerrero, con ejercicios específicos y tiempos de recuperación. Ha sido enfermizamente disciplinado con este método y los resultados están ahí: tiene la resistencia y la fuerza de un jugador 10 años menor. Nunca necesitó la velocidad de sus piernas.

Su dieta se denomina 80-20, en cuanto a la proporción entre consumo de alimentos alcalinos y acídicos. Consume una gran cantidad de vegetales y evita comer alimentos que inflamen el cuerpo: harinas, cafeína, azúcar, aceite de oliva, sal yodada, jitomates, pimientos, champiñones, berenjenas y lácteos de todo tipo.

Su rutina de ejercicios comienza a las 6:00 de la mañana y termina a las 2:00 de la tarde. En lugar de pesas, se enfoca en la flexibilidad de músculos y ligamentos, con ligas de resistencia y masajes que mantienen sus músculos ágiles y fuertes. A las 8:00 de la mañana tiene una sesión de sudoración y  en total bebe entre 12 y 25 vasos de agua por día.

“He visto hombres muy fuertes y grandes, que serían la definición de salud y fitness. Sin embargo son los que más se lesionan. Si puedo mantener mis músculos flexibles, puedo limitar la intensidad o limitar la lesión por completo, por la forma en que mis músculos y ligamentos absorben el golpe”, explica.

Además: Desintegración familiar, el precio de la excelencia en el deporte

Tiene horarios estrictos de recuperación. Va a la cama entre las 8:30 y 9:00 de la noche. Su día completo se divide en seis fases: 1) Tratamiento, 2) Entrenamientos, 3) Alimentos, 4) Recuperación, 5) Práctica, 6) Descanso. Su programa tiene objetivos a corto y a largo plazo, con años específicos para la construcción de masa muscular, flexibilidad y algunos meses a la recuperación.

El resto de su tiempo lo dedica a la meditación y al yoga. La primera lo ayuda a la fortaleza mental en el campo de juego. Para la relación con su familia practica meditación trascendental porque adquiere estabilidad emocional, nutrición espiritual y otros beneficios físicos.

Cada semana, tiene una sesión con un nerupsicólogo, para trabajar su memoria y agilidad mental para: procesar información entre jugadas, leer defensivas y hacer ajustes, así como su visión periférica para ver todo lo que sucede en el campo durante una jugada.

Con esta metodología, Brady publicó su libro: “The TB12 Method” e incluso tiene su propia línea de alimentos saludables y suplementos.

¿Son méritos suficientes para considerarlo el mejor deportista en la historia de la NFL? Yo considero que sí.


0 comment

Noticias Relacionadas