“El Egipcio” el rudo de lujo de los años 80

by Ketzer

El 22 de junio de 2018, murió a los 61 años José Luis Hernández, “El Egipcio”, uno de los grandes rudos de los años 80 en la EMLL

José Luis Hernández, “El Egipcio” fue uno de los luchadores estelares de la Empresa Mexicana de Lucha Libre (EMLL) en los años 80 y primeros años de la década siguiente. Llegó a ser uno de los Campeones Nacionales de Peso Completo más respetados de la bajara mexicana, pero un accidente lo obligó a retirarse en plenitud.  

Este martes se cumplieron cinco años de su muerte, por lo que recordamos sus épocas de gloria, principalmente en las Arenas México, Puebla y Coliseo de Guadalajara.

Orígenes, formación y estilo

José Luis Hernández nació el 9 de enero de 1957 en la ciudad de Oaxaca, aunque pasó gran parte de su vida en la ciudad de Puebla. Estudio educación física, pero optó por estudiar lucha libre, bajo el cobijo del Gorila Osorio y Rafael Salamanca. Debutó el 21 de marzo de 1976 en la Arena Puebla, con 19 años de edad y siempre gladió con el mismo nombre: «El Egipcio».

Aunque al principio tuvo problemas para elegirlos. Se dice que escogió entre una opción relacionada con un movimiento militar, la segunda fue «Appalosa», un caballo utilizado por nativos americanos y la tercera fue «Sinuhe El Egipcio», personaje basado en la obra homónima de Mika Waltari y que habla de la vida de un médico que viajo por el Antiguo Egipto en el siglo XIV a. C.

Pero cuando intentó registrarlo ante la Comisión Box y Lucha del Distrito Federal, lo rechazaron porque era demasiado largo. Entonces optó por «El Egipcio», por ser más fácil de identificar.

Tenía un excelente porte físico, por su dedicación al ejercicio y subió rápidamente en las carteleras como uno de los rudos estelares más respetados. Trabajó con gente como: “Cien Caras”, “Herodes”, “Sangre Chicana”, “La Fiera”, “Mocho Cota”, “El Faraón”, “Jerry Estrada” y “As Charro”.

El egipcio, luchador
Lee también: “Negro” Navarro, un maestro de la lucha libre

Tuvo un rápido ascenso en las arenas de la Ciudad de México y Guadalajara. Ganó su primera máscara a “Doberman” el 27 de enero de 1979 y tras una serie de éxitos en luchas de apuestas menores, creó una rápida rivalidad con el “Rayo de Jalisco Jr.” en 1983.

El 9 de diciembre de ese año, en una lucha de relevos increíbles se enfrentaron ambos rivales en el mismo equipo contra “Hombre Bala” y “Masakre”. La pareja perdedora se enfrentaría en una lucha de máscaras.

En un dramático combate de tres caídas, en el que ambos estuvieron a punto de perder, vencido por el conteo de 20 segundos en un lance, finalmente el Rayo logró aplicarle un “Tirabuzón”, que “El Egipcio” ya no pudo resistir. Crónicas de la época refieren que la lucha fue sumamente exigente para el técnico, incluso más que la que tuvo años después contra Cien Caras, una de las más recordadas de la historia.

José Luis Hernández perdió la incógnita a los 26 años. Sin embargo, ese no fue el final de su carrera, en esta etapa consiguió otras cuatro cabelleras: Volvánico, Ricky Boy, Popitekus y Javier Yañes. Mientras que perdió con Pirata Morgan, MS-1 y Mogur.

Te puede interesar: Médico Asesino, la primera figura de la lucha libre en el cine y la televisión

Cobró revancha del Rayo al despojarlo del título nacional de peso completo en abril de 1991 y lo defendió contra gente como Blue Demon Jr. y Mano Negra, pero el Rayo lo despojó en junio del año siguiente. Ese mismo año su carrera terminó de manera súbita, cuando se rompió la cuerda superior en una lucha y cayó del ring, lesionándose la columna vertebral. Aunque intentó regresar, el dolor era demasiado.

Se dedicó a otros negocios personales, pero nunca se alejó del entorno de la lucha libre. En reconocimiento a su trayectoria, el 19 de marzo de 2018 recibió un homenaje por parte del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), en la Arena Puebla.

José Luis Hernández murió el 22 de junio de ese año debido a una insuficiencia respiratoria a los 61 años.


0 comment

Noticias Relacionadas