El reto de ser hijo del mejor portero del mundo, Kasper Schmeichel

by Ketzer

Kasper Schmeichel es un portero que hace su propia historia, con los pros y contras de ser hijo del mejor en su tiempo, Peter Schmeichel

Kasper Schmeichel no solo es el portero titular de la selección danesa, luego de una larga, aunque tortuosa carrera en la Premier League, donde ya se coronó con el Leicester City en 2016. También disputó el Mundial de Rusia 2018 y aun cuando el equipo danés cayó eliminado en penaltis por Croacia, detuvo tres disparos desde los 11 pasos. Tras la derrota, la FIFA lo nombró “Jugador del partido”.

Además, es hijo de un histórico de su país, considerado el mejor portero del mundo en 1992 y 1993: Peter Schmeichel. “El Gran Danés” forjó una destacada carrera en el Manchester United en la época dorada de Sir Alex Ferguson, que conquistó la Champions League de 1999 y consiguió cuatro Ligas y un total de 13 torneos nacionales en Inglaterra.

También ganó la Euro de 1992 con el equipo danés y la Federación de Historia y Estadística de la FIFA (IFFHS, por sus siglas en inglés), lo colocó entre los 10 mejores porteros del siglo XX.

Desde su infancia, cuando Kasper Schmeichel acompañaba a su papá a entrenar con los “Red Devils”, sabía que su camino era la portería y de allí trabajó para labrar su propio nombre en el futbol mundial.

Su estilo, similar al de su padre: gran atajador, dominio del área, gran timing para salir, liderazgo en la cancha, aunque quizá no sea tan hábil con los pies.  

La influencia del mejor del mundo

Kasper nació en Copenhague, Dinamarca, el 5 de noviembre de 1986. En ese tiempo, su padre apenas surgía al futbol profesional. Un año después, ganó su primera liga con el Brøndby IF. La familia es Schmeichel, tiene raíces polacas y militares. El abuelo de Peter murió combatiendo en la Segunda Guerra Mundial, mientras que su padre, Tolek, creció como un niño de la posguerra y en 1960 emigró a Dinamarca.

A los cinco años, Kasper se mudó a Manchester donde Peter inició la parte más brillante de su carrera. Tuvo una vida acomodada, gracias al éxito de su padre, pero sobre todo, tuvo la oportunidad de aprender de él directamente en los entrenamientos del United y juntos compartieron los logros obtenidos en la cancha. Kasper aparece en diferentes fotos con su padre en el campo, posando frente a algún trofeo y en los entrenamientos.   

Además: Eliminación de Francia genera gritos entre familias de Rabiot, Mbappé y Pogbá

En la escuela, Kasper comenzó a jugar futbol, obviamente como portero e ingresó a las divisiones infantiles del Manchester City. También acompañaba a su padre a los entrenamientos de los “Red Devils”, donde permanecía detrás de los postes para recoger los tiros desviados de los delanteros.

La familia Schmeichel migró a Portugal en el 2000. Kasper ingresó a la academia del Estoril y Peter jugó como titular del Sporting de Lisboa. En esta época, después de los entrenamientos del primer equipo, el joven se quedaba para recibir entrenamiento adicional con su padre.

Un largo peregrinaje

Peter regresó a Inglaterra para jugar con Aston Villa y se retiró con el Manchester City en 2003.  Al año siguiente, Kasper inició su propio camino con 17 años, también en la academia de los “Citizens”. Sin embargo, ser hijo del mejor portero del mundo no le sirvió de nada. Con el retiro de Peter, su lugar sería heredado por David James y posteriormente por Joe Hart. No había lugar para Kasper y ya tenía edad para debutar.

En 2007 pasó al Falkirk de Escocia y al final de la temporada regresó al City, para jugar los primeros partidos de la Premier. En esta etapa jugó un derbi ante los “Red Devils” y detuvo un penalti a Robie Van Persie contra el Arsenal. Su total fue de siete partidos jugados, donde recibió cinco goles. Sin embargo, el City lo cedió al Cardiff City del Championship de la segunda división.

Entonces fue cedido a diferentes equipos de pocos reflectores: el Darlington FC de la cuarta división inglesa, donde se le daban contratos semanales. Unas semanas después pasó al Bury FC con contratos por tres meses y se quedó hasta el año siguiente.

Te puede interesar: El criticado Aymeric Laporte, el más participativo de la Euro 2020

El éxito de la familia Schmeichel

Después militó en el Coventry City y al final de la temporada 2008-2009 se convirtió en el suplente en los Citizens, pero solo jugó tres partidos. Al final de esa temporada, Sven Göran-Eriksson lo llevó al Notts County de la cuarta división y en 2010 llegó al Leeds United, que recién ascendía al Championship (Segunda División).

Finalmente en junio de 2011 llegó al Leicester City, nuevamente de la mano de Eriksson, donde se convirtió en una de las figuras del club. En 52 partidos detuvo cuatro penaltis y consiguió reconocimientos como Jugador del Año y Jugador del Año en el club.

En lugar de migrar, decidió permanecer con los “Foxes” y para la temporada 2014 el equipo ascendió a la Premier. Un año después conquistaron un histórico título de la Premier League. Schmeichel participó en todos los minutos de las 38 jornadas. Tenía 29 años, la misma edad que su padre cuando se coronó por primera vez con el United.  

De hecho, son la única familia padre e hijo, que ha conseguido el título de la Premier League.

En 2015-‘16 el Leicester disputó la Champions League, con un sobresaliente desempeño de su portero en la segunda ronda, donde detuvo dos penaltis, uno en cada partido ante el Sevilla, para avanzar a Cuartos de Final. Kasper fue reconocido por la UEFA como el Jugador Más Valioso de esa ronda.

Para el final de la temporada 2018, la FIFA lo incluyó en la terna al mejor portero del año en los premios The Best, junto con el belga, Thibaut Courtois y el francés, Hugo Lloris.

Te puede interesar: Steven Zuber, el de más asistencias en la Euro que en la temporada

Gracias a sus éxitos, el Barcelona lo pretendió, ante una posible salida de Marc-André Ter Stegen. Sin embargo, a sus 34 años, continúa con el Leicester y comenzó su época de actuaciones destacadas con la selección danesa, emulando a su padre, quien de paso, nunca ha permitido comparaciones con su hijo.

Ya jugó una segunda ronda del Mundial en Rusia 2018, ha tenido actuaciones destacadas a nivel de clubes y está en semifinales de la Euro con a selección vikinga, por primera vez desde 1992, cuando Dinamarca logró el título continental.

“Buscar una vida como portero no ha sido la misión más fácil. Incluso ahora, a los extraños se les ocurren algunas bromas sobre cómo nuca seré tan bueno como el original, que es mi papá. Ser juzgado así es algo por lo que he tratado de vivir de la forma más privada posible”

Kasper Schmeichel

Checa el desempeño de Kasper Shchmeichel en la Euro 2020:


0 comment

Noticias Relacionadas