El paraíso del deporte extremo en Hidalgo: Geoparque Comarca Minera

by Ketzer

La zona minera de Hidalgo, además de su riqueza mineral resguarda en su Geoparque su riqueza natural, ideal para el deporte extremo

Desde la ciudad de Pachuca hay una ruta que comunica con todo lo que fue la antigua región minera de Hidalgo, que tuvo gran esplendor a finales del siglo XIX. Pero no solo era una zona rica en minerales. En realidad, es un espacio de gran riqueza geológica, natural y cultural.

Por ello, es que desde 2017 la Unesco declaró esta zona compuesta por Pachuca y otros ocho municipios como la región Geoparque Comarca Minera: Pachuca, Mineral de la Reforma, Mineral del Monte, Omitlán, Huasca de Ocampo, Mineral del Chico, Atotonilco el Grande, Epazoyucan y Singuilucan.

El destino ideal para los deportes extremos

Por su composición geológica, su ecosistema boscoso y pasado minero, la región es ideal para los deportes extremos, así como recorrer sus Pueblos Mágicos como: Huasca de Ocampo y Real del Monte, ubicados a unos 30 minutos de Pachuca y localizados en medio de densos bosques. Además, hay haciendas, parques ecoturísticos y antiguas minas para ampliar la experiencia.

Entre la zona de Huasca de Ocampo y Real del Monte se encuentran los Prismas Basálticos, en un parque ecoturístico y las haciendas de San Miguel y Santa Maria Regla, que son unos hermosos espacios para hospedarse, instalados en una construcción del siglo XVIII, que conservan la suntuosidad del auge minero de la colonia.

En esta zona puedes practicar senderismo, bicicleta de montaña o deslizarte en su hermosa tirolesa. También hay un lago artificial donde puedes practicar remo o kayak. Cerca de allí se encuentra la Barranca de Aguacatitla donde puedes deslizarte en su tirolesa y también puedes recorrer el espacio en sus senderos, escalar o descender en rappel.

También puedes subir a la cumbre de la Peña del Aire a caballo, para disfrutar del paisaje. Mientras que en la Sierra Verde está el Bosque de los Duendes, donde hay caminatas nocturnas con guías que cuentan leyendas de estos seres. Incluso hay un museo de los Duendes, en medio del bosque.

Lee también: La Liga MX en 18 experiencias turísticas

Alrededor también hay pequeños cuerpos de agua donde se crían truchas o puedes pescar. Allí puedes acampar y pasar un agradable fin de semana. En el Parque Nacional El Chico, estás rodeado de un denso bosque, donde puedes practicar rappel y senderismo o recorrerlo en bicicleta y, de paso, visitar la vieja Mina de San Antonio y su hacienda, que tiene un museo.

En estos pueblos, además, puedes disfrutar la gastronomía típica, principalmente los pastes, empanadas de origen británico, que se han perfeccionado en la zona. Además, puedes dirigirte a espacios específicos para la práctica de las experiencias de adrenalina:

La vía ferrata

En Mineral El Chico se encuentra esta instalación, colocada en la pendiente de una montaña, donde caminas prácticamente en el aire, sobre una pequeña cornisa metálica. Si bien la recorres perfectamente asegurado, las vistas que ofrece y la aparente falta de protección, te permiten una experiencia única.

La vía construida en Mineral el Chico, conocida como La Tanda, se eleva a más de 200 metros de altura y se ubica a unos 20 minutos del pueblo de El Chico.

Grutas Xoxafi

Esta opción, ubicada en Santiago de Anaya, ofrece tres recorridos diferentes para practicar caminata, rappel y tirolesa dentro de la gruta. Además al exterior existen 2 circuitos diferentes de tirolesa viajando a toda velocidad, un péndulo en la boca de la gruta y otras actividades.

En el recorrido puedes caminar entre rocas y lugares estrechos, hacer pecho tierra, escalar apoyándote en las cuerdas, visitar enormes bóvedas o las bellas formaciones naturales con forma cónica (estalactitas), que tardaron miles de años en moldearse. También hay una caída para hacer rappel de 10 metros de altura y otros dos de 12 y 44 metros en una inclinación de 45 grados. La tirolesa es de 30 metros y conduce al fondo de la gruta a 100 metros de profundidad.

Parque Ecoalberto

En el municipio de Ixmiquilpan se encuentra este parque ecológico ubicado a fondo de un escarpado cañón. Se construyó para conservar la naturaleza de la región, así como practicar campismo, descender en tirolesa y recorrer a pie o en bicicleta. Este lugar forma parte del Gran Cañón Hidalguense, que enmarca la división entre el paisaje montañoso y el semidesértico que lo rodea.

 Cuenta con amplias y verdes zonas para acampar, un comedor al aire libre y un asombroso kilómetro de tirolesas, elevadas hasta 80 metros de altura. También hay zonas para rappel, puentes colgantes sostenidos de las paredes del cañón y cabañas para hospedarte, construidas con materiales regionales.

Hay ríos para pasear en lancha de motor, o kayak. Así como un paseo de 1.5 km donde podrás saltar desde pequeñas cascadas y una caminata nocturna y albercas de agua termales.

Barranca de Aguacatitla

Además de contar con las ruinas de la Central Hidroeléctrica Coacoyunga, este espacio, ubicado en Huasca, permite hacer un emocionante descenso en rappel, nadar y caminar por el lecho del Río Regla, rodeado de hermosos paisajes arbolados con imponentes formaciones rocosas.

En la barranca se instalaron dos tirolesas. Una, cruza el cañón de aproximadamente 180 metros de largo a una altura de 20 metros. La segunda pasa sobre un lago artificial con una longitud de 100 metros.

Mientras que el cañonismo, descender a un costado de las cascadas, te permite bajar junto a la naturaleza, en una extensión de hasta 460 metros. El paseo por la barranca ofrece cinco recorridos por túneles, por la planta hidroeléctrica, por los huertos o por el río. También tiene un estanque y  un lago artificial para pescar o navegar en lancha.

Parque ecoturístico La Florida

Este sitio ubicado en el municipio de El Cardonal, es una excelente opción para el ciclismo y el senderismo. Tiene un cráter de unos 300 metros de diámetro, consecuencia de una colisión de un meteoro  y que la comunidad conoce como “El estadio”.

Patrimonio histórico-económico-natural

Se trata de una extensión de casi 2 mil km2 que resguarda una extraordinaria diversidad paisajística y climática, en medio de una orografía compleja, ideal para la práctica de deportes extremos. El paisaje accidentado de la zona es consecuencia de una serie de eventos geológicos ocurridos hace unos 100 millones de años, y desde hace unos 25 millones de años sufrió diferentes fenómenos volcánicos.

Actualmente su utilidad minera destaca como una fuente importante de minerales, principalmente la plata, uno de los más grandes del mundo, que han provisto hasta el 6% de toda la plata que hay en el mundo. En el subsuelo, se calcula que hay más de 3mil kilómetros de pozos y galerías, por lo que el existe un patrimonio industrial minero sobresaliente que es digno de ser visitado y admirado.

Te puede interesar: Conoce los atractivos naturales y deportivos del Nevado de Toluca

Mientras que las antiguas comunidades donde residían sus trabajadores mineros son una muestra de arquitectura cornish, de origen británico, que actualmente son importantes destinos turísticos al interior de la región, como los pueblos de Real del Monte, Mineral El Chico o Huasca. Por ello, también se creó una “Ruta Arqueológica Minera”.

En su auge minero, esta región atrajo la visita de científicos, artistas y exploradores, como el naturalista prusiano Alexander von Humboldt, quien en 1803 describió la región. En su obra, detalla lo que denominó “Rocas Basálticas y Cascada de Regla”, conocidas actualmente como “Los Prismas Basálticos”, los cuales utilizó para hacer análisis científicos.

Actualmente e s valorado por su riqueza mineral y fósil, ya que allí se conservan vestigios de las edades tempranas de la Tierra, y que son reconocidos mundialmente por su proceso de formación, edad y otras características.

Desarrollo de la región y conservación

Gracias a esta combinación de elementos, la región tiene un gran atractivo turístico: tanto para visitar sus antiguos pueblos, como para la venta de productos locales. Además de crear programas de investigación y educación ambiental, principalmente en ciencias de la tierra y medioambientales. De paso, promueven la conservación de la riqueza natural del Geoparque.

Mientras que la denominación de Geoparque le permite pertenecer a una red de 31 espacios similares, que buscan conservar y aprovechar sustentablemente su patrimonio.


0 comment

Noticias Relacionadas