El “Tío Tuca” y su sueño de convertirse en amigo de los niños

by Ketzer

Los Tigres confirmaron que al final del torneo «Tuca» Ferretti terminará su etapa más exitosa como técnico y quizá sea su oportunidad de trabajar con niños

Este jueves, Mauricio Culebro, vicepresidente de Tigres, confirmó el rumor sobre que al final del torneo, Ricardo «Tuca» Ferretti saldrá de Tigres, después de culminar una la etapa más exitosa de su carrera como técnico, que inició hace 29 años.

‘Tuca’ llegó al equipo para el Apertura 2010 y consiguió cinco Ligas: Apertura 2011, Apertura 2015, Apertura 2016, Apertura 2017 y Clausura 2019, además de una Liga de Campeones de la Concacaf, tres Campeón de Campeones y una Copa MX.

«Ese es un bonito sueño, ojalá se vuelva realidad, uno trabaja para esto, para lograr lo máximo, durante 10 años hemos logrado equis cantidad de campeonatos y ahorita estamos en la pelea para entrar en la posibilidad de repechaje, después dentro de la liguilla y tenemos que ir cumpliendo con metas y objetivos, ojalá lleguemos al objetivo que acabas de mencionar (el título)», dijo en conferencia de prensa este miércoles.

El legado del «Tuca»

Ricardo Ferretti es uno de los mejores técnicos en la historia del futbol mexicano, con un palmarés impresionante que empieza  por nunca haberse quedado sin trabajo desde 1991, es decir 29 años y 54 torneos. Además se considera un técnico mexicano, pues llegó a nuestro país en 1977 y ha aportado su talento dentro y fuera del campo en nuestro país durante 43 años.

Su imagen pública es de un hombre con un carácter explosivo, que pierde el control rápidamente, pero en varias entrevistas y apariciones públicas, deja entrever su verdadera personalidad: una persona que respeta profundamente su profesión, que tiene claros sus conceptos, que es el verdadero líder de su equipo, que es un hombre con gran sentido del humor y que incluso es tierno, especialmente con los niños.

Incluso, en una entrevista con la cadena Multimedios en 2018 señaló que una vez que decida retirarse le gustaría dedicarse a entrenar niños pequeños, pues en esta parte de su vida ha desarrollado un poco más de paciencia.

“A lo mejor voy a pedir un lugarcito para entrenar a niños chiquitos, pero sin ningún compromiso, en una escuelita. No necesito  que me paguen nada, nada más estar unas cuantas horas participando. Ahora, tengo un poquito más de paciencia, no mucha. Antes no me hubieran dejado porque los iba a traumar”.  Tuca Ferretti

Lee también: El descenso que cambió la historia de Tigres

También agrega que le interesa trabajar en la formación de técnicos de fuerzas básicas porque capacitarlos: “es muy importante. Porque sin buenos entrenadores es imposible sacar buenos jugadores y hay entrenadores que reciben diamantes en bruto y entregan jóvenes sin diamante”.

Pero ese no ha sido el único gesto del técnico brasileño con los niños. Hace unos años, se mostró muy complacido con el video de un niño en redes sociales que, aunque apenas podía caminar, festejaba los goles como André-Pierre Gignac  y una de las primeras palabras que pronunció era la clásica expresión de Ferretti al enojarse: “¡caghajo!”.

Las imágenes impactaron tanto al técnico felino que solicitó a la directiva que invitara a la familia del pequeño Héctor Damián al estadio y le dedicó unos minutos en la cancha del Volcán antes de un partido. Lo único que lamentó fue que sus papás “le enseñaran palabras que no tendría que decir” a esa edad.

Hay otro video donde el entrenador aparece cargando a su pequeño hijo, en marzo del 2018, y pacientemente lo consuela mientras le da algo de comer, como todo un abuelo, más acorde a su edad, 66 años.

Un hombre recto, disciplinado y profundamente respetado

Más allá de la imagen del “Tuca” como un “gruñón”, con sus jugadores, con los árbitros y con la prensa, el medio del futbol que ha convivido con Ferretti señala que es un verdadero líder, que inspira a sus jugadores y que tiene muchos conocimientos.

“Busco dar a mis jugadores la mayor cantidad de información para que cuando vayan al partido puedan aprovecharla. Como jugador tenía mucha lucidez táctica, buena técnica individual y busco transmitir esto a mis jugadores. Tuve muchos entrenadores y no se aprende solo de los buenos, también de los malos, para saber qué no hacer. Me he capacitado lo más posible”, ha declarado.  

Si bien nunca ha tenido equipos espectaculares, son sumamente efectivos y ordenados, pero a su juicio, no son defensivos. “Mucha gente me dice que tengo un Ferrari y lo manejo como un “vochito”. Cuando era joven, me enojaba que dijeran que yo era defensivo, pero encuéntrame un jugador que yo le haya dicho que cuando tenga la posibilidad de atacar, que no ataque. No hay.

También puede interesarte: Además de los goles, ¿por qué tigres renueva a Gignac?

“Yo veo mucho futbol y de repente veo grandes equipos que están de la joroba de su cancha para atrás y nadie dice nada. Aquí en México llegó un entrenador extranjero de mucho renombre y dijo: ‘defender es un arte’ y casi le ponen una estatua, pero si mi equipo defiende bien, lo critican”.

El entrenador de Tigres destaca el profesionalismo de sus figuras, como el francés André-Pierre Gignac, Guido Pizarro y Nahuel Guzmán, porque después de los entrenamientos hacen ejercicios específicos con preparadores físicos y están totalmente comprometidos con su profesión:

“Lo que yo les dije es que no quiero ídolos, sino ejemplos para que la próxima generación de jugadores quiera ser como ellos”.

Mientras que el francés  se refirió a su técnico en la revista Life and Style en abril de 2017:

“Es igual de enojón que Marcelo Bielsa y Didier Deschamps, pero ‘Tuca’ es más familiar. Está en contacto con los jugadores, bromea. Marcelo no es así, para él solo es futbol. Pero no tienen la misma manera de trabajar. ‘Tuca’ me ha apoyado y me ha tenido paciencia. Deschamps me enseñó la mentalidad ganadora; Bielsa, lo táctico; Tuca afinó todo y me dio disciplina”.

Sobre su famoso berrinche con sus jugadores en un entrenamiento, cuando no entendían sus indicaciones, y que lo hicieron enojar tanto que retiró al vestidor, el brasileño explicó en una entrevista con Francisco Javier González, que su famoso: “!Chingagda Magdre (sic),  60 putos años y prótesis y ando mejor que ustedes!” fue porque:

“Mis jugadores saben que le grito para exigirle al futbolista. Nunca falto al respeto al ser humano. Nosotros venimos aquí a ser exigidos, a cumplir con resultados. Hay metas y objetivos que tenemos que poner todos de nuestra parte para lograrlas. Por esto nos pagan, nos dan todo lo que tenemos. A mí me exigen y mucha gente me puede criticar, pero somos gente de futbol”.

Además: Tigres y Rayados ganaron 1 de cada 4 títulos de la década

También ha explicado su exabrupto con un reportero de Monterrey en una conferencia de prensa, luego que insistía en tomar la palabra pese a que el técnico insistía que primero iban a hablar las mujeres.  Tuca manoteó en la mesa y le gritó “¡Cállese ‘caghajo’!, En su casa usted pone sus reglas y en mi casa yo pongo las mías. Tengo seis años así” y salió de la conferencia muy enojado.

Al respecto Ferretti aclaró: “Lo hice así porque así me enseñó mi madre. Primero las damas. Antes solo trabajaban puros hombres, pero he conocido a cinco generaciones de futbolistas y hoy trabajan muchas mujeres como reporteras. El respeto se enseña como base de educación”.

Una difícil y longeva carrera en el futbol

Ricardo Ferretti de Oliveira nació un 22 de febrero de 1954 en Río de Janeiro, Brasil, el mote de “Tuca” es la primera palabra que dijo de niño. Debutó en Brasil en 1968, con el Botafogo, con apenas 14 años de edad. En 1975 pasó al Vasco da Gama y un año después al Bonsucesso. En noviembre de 1977 llegó a un Atlas con problemas de descenso, para el torneo 1977-78.

Pese a su Juventus (23 años), y a que marcó nueve goles, Tuca se quedó sin empleo cuando el  equipo descendió y en ese tiempo no podía haber extranjeros en la división de ascenso. Ningún equipo lo reclamó y sin trabajo ni dinero para volver a Brasil, el volante brasileño jugó durante seis meses en las ligas amateur de Los Animales y del Mercado de Abasto de la ciudad de Guadalajara, donde sacaba lo justo para sostener a su familia.

Pumas lo contrató por su talento y el bajo costo e integró el equipo que perdió la Final ante Cruz Azul en la 1978-79. Dos años después, ya como titular, aportó un gol y dos asistencias en la revancha ante La Máquina para el segundo título en la historia de Pumas.

En 1985 salió a Coyotes Neza, luego jugó un año en Monterrey y al año siguiente llegó a Toluca, donde pasó tres temporadas y anunció su retiro. En 1990-91, Miguel Mejía Barón lo llamó como auxiliar de Pumas y, al verlo en el campo, le dijo que regresara a jugar. Tuca fue titular del equipo y anotó el gol decisivo para el tercer título felino, en la Final de Vuelta ante América, con un poderoso tiro libre, que hoy se conoce como “El Tucazo”.

Al terminar el encuentro, “Tuca” se refugió en los baños de los vestidores del Olímpico Universitario y ahora sí anunció su retiro, para iniciar su carrera como entrenador.

“Como auxiliar, me metía en los inter escuadras y ‘zapateaba’ a su equipo titular”, recuerda. Miguel Mejía Barón me pidió que volviera y el Ing. Guillermo Aguilar Álvarez me dijo que arriesgaba mi pellejo y el suyo porque los que salían de Pumas solo regresaban a entrenar”.

Como entrenador, Ferreti ganó Ligas con:

  • Chivas: Verano  ’97
  • Pumas: Clausura 2009
  • Tigres: Apertura 2011, Apertura 2015, Apertura 2016, Apertura 2017 y Clausura 2019

Además:

  • Toluca: Campeón de Campeones 2002-03,
  • Tigres: la Copa del Clausura 2014, el Campeón de Campeones de 2015-16, 2016-17 y 2017-18 y la Concachampions 2020.


0 comment

Noticias Relacionadas