El Salvador vs Honduras, heridas abiertas tras la Guerra del futbol

by Ketzer

El 27 de junio de 1969 El Salvador y Honduras disputaron el boleto llegar a su primer Mundial, en medio de una crisis que terminó en la Guerra

Entre el 14 y el 18 de julio de 1969 inició un conflicto bélico entre El Salvador y Honduras, conocido originalmente como la se realizó en Concacaf una serie eliminatoria de cara al Mundial de México ’70, que justo coincidió con el inició de un conflicto bélico que pasó a la historia como la “Guerra del futbol” (Football war o Soccer war).

El partido se realizó en medio de un ambiente de tensión política el 27 de junio de ese año y por ello, los reporteros Ryszard Kapuściński y Bob Dickens, rebautizaron el acontecimiento, aunque realmente el partido no detonó el conflicto armado. 

Aunque esta reyerta duró solo unos cuantos días, el conflicto resultó sumamente cruel por la pobreza histórica que han tenido estos países, por ejemplo, los países utilizaron aviones de combate obsoletos, sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, por el mal equipamiento de sus Ejércitos. Pero al final las tensiones se han mantenido y han costado hasta 3 mil muertes y el desplazamiento de otras decenas de miles más.

Theodore Whitmore, leyenda con dolores profundos busca llevar a Jamaica al Mundial

La serie por un boleto al Mundial

El Mundial de México ’70 ofreció un boleto para Concacaf, luego que El Tri tenía un boleto asegurado como anfitrión del torneo. En la segunda ronda (Semifinales), Honduras y El Salvador estaban más cerca que nunca de disputar el primer Mundial de su historia. La serie a visita recíproca no consideraba marcador global. Cada equipo ganó en su casa y forzaron a un tercer partido de desempate, celebrado en el Estadio Azteca, el 27 de junio.

La ida se realizó en el Estadio Nacional de Tegucigalpa el 8 de junio, con victoria hondureña de 1-0. La vuelta se realizó la semana siguiente, el 15 de junio y el equipo catracho se impuso 3-0 en el Estadio Nacional de San Salvador. En el desempate, los 90 minutos terminaron con igualada de 2-2, obligando a tiempos extra, donde un gol de Mauricio «Pipo» Rodríguez, marcó el gol que daba el pase a El Salvador. En todos los partidos hubo disturbios entre aficionados de ambos países.

Entre el 21 de septiembre y el 8 de octubre El Salvador disputó el pase al Mundial ante Haití y nuevamente en tres partidos logró el pase. Mientras, a finales de junio salvadoreños y hondureños comenzaron el enfrentamiento bélico y mantenían las tensiones políticas.

Fuente: Canal DiFilm

Un conflicto desatado por la pobreza

El escritor estadounidense Dan Hagedorn escribió en su libro “Cien horas de guerra”: “Esta guerra tuvo que ver con la tierra disponible, demasiada gente en un lugar demasiado pequeño».

El Salvador es el país más pequeño de Centroamérica. En 1969 tenía una población de 3 millones de habitantes y la riqueza estaba en manos de una élite de terratenientes que dominaban a una mayoría de campesinos pobres. Honduras tenía condiciones similares, aunque su territorio es cinco veces mayor que el de El Salvador, pero con una población de 2.3 millones de habitantes.

Esto provocó que una gran cantidad de salvadoreños migraran a Honduras en busca de tierra para trabajar o con compañías estadounidenses que operaban en el país. Para 1969, unos 300 mil salvadoreños vivían en Honduras, de acuerdo con BBC. 

Costa Rica, la selección dirigida bajo la neurociencia

Apoyados por la élite salvadoreña para que desalojaran el país, los migrantes también tenían mucho resentimiento contra los campesinos hondureños, que vivían un problema similar con los ricos terratenientes de su país. Ante la tensión, el gobierno de Honduras aprobó una reforma agraria pero en vez de repartir la tierra de los grandes propietarios, despojó a los migrantes y el gobierno del presidente Oswaldo López Arellano, comenzó a deportar a los salvadoreños.

En El Salvador, el gobierno de Fidel Sánchez tuvo que recibir a una gran cantidad de salvadoreños repatriados. Esto provocó una gran presión de los grandes propietarios que pedían una acción militar contra el gobierno hondureño.

Entre la tensión, la prensa comenzó a documentar vejaciones contra los migrantes salvadoreños, incluidos violaciones y asesinatos y justo entre esta tensión, se tuvo que disputar la eliminatoria entre ambos países, en el peor momento posible, pues la tensión social se contagió a las tribunas.

«Sentimos que teníamos el deber patriótico de ganar. En serio teníamos miedo de perder, porque en esas circunstancias iba a ser una deshonra que nos iba a acompañar por el resto de nuestras vidas. Lo que sí no sabíamos era la importancia histórica de ese gol: que sería utilizado como un símbolo de la guerra, pero hubiera comenzado igual, con o sin ese gol»

“Pipo” Rodríguez

Las 100 horas de conflicto

Después del partido de ida, el ministro del Interior de El Salvador, Francisco José Guerrero, aseguró que unos 12 mil salvadoreños habían salido violentamente de Honduras después del segundo partido. Mientras que aficionados gritaban: «asesinos, asesinos» a sus rivales.

Debido a las tensiones políticas entre ambos países, mientras los jugadores se preparaban para el partido decisivo en el Azteca, El Salvador rompió relaciones diplomáticas con Honduras. El partido fue resguardado por unos mil 700 policías, para evitar actos de violencia.

Con la victoria salvadoreña, la agencia de noticias UPI publicó un artículo titulado: «La ‘guerra’ del fútbol la ganó El Salvador 3-2».

Tras el partido, los conflictos en la frontera centroamericana se intensificaron. El 14 de julio, El Salvador ordenó a sus fuerzas militares invadir Honduras y se lanzó una ofensiva aérea.

El periodista polaco Ryszard Kapuscinski cubrió el conflicto para la presa internacional. En las paredes de Tegucigalpa encontró leyendas como: «Nadie le gana a Honduras» y «Vamos a vengarnos de ese 3-0».

Finalmente, la Organización de Estados Americanos (OEA), logró el cese al fuego el 18 de julio. Para ese momento ya habían muerto unas 3 mil personas murieran, la mayoría eran civiles hondureños, desplazados por la invasión salvadoreña. Entonces hubo una fuerte presión internacional para que el ejército de El salvador se retirara de Honduras en agosto.

PSG, no son campeones por tener al mejor.- “Pibe” Valderrama

Una tensa relación entre vecinos

El conflicto armado duró unas pocas horas y la invasión duró apenas un mes. Pero durante décadas no hubo intercambio comercial y su frontera estuvo totalmente cerrada.

En El Salvador, los problemas de los agricultores afectaron al país durante décadas y cobraron la vida de más de más de 70 mil personas. La tensión política continúa, más allá que en 1992 la Corte Internacional de la Haya intervino.

En la actualidad ambos países continúan con gran parte de su población víctima de la pobreza extrema y la falta de oportunidades. Migraciones masivas a través de Guatemala y México, en busca de llegar a EEUU. Además, el movimiento de los Maras se ha extendido por la región, llenando de violencia y delincuencia contra la población.

También el cambio climático afecta gravemente la región, provocando intensas sequías e incendios forestales que afectan directamente a los más pobres. Este domingo ambos países se reencuentran en busca de un lugar para Qatar 2022. Su esperanza de llevarle un poco de alegría a sus respectivos compatriotas, que viven rodeados de tribulaciones.


0 comment

Noticias Relacionadas