La colorida historia de los deportes invernales olímpicos en México

by Ketzer

Como siempre ocurre en los deportes en el mundo, México ha hallado formas de participar en Juegos Olímpicos Invernales, donde la aparición de los atletas nacionales ha sido como participantes

Por la ubicación geográfica de México, la práctica de deportes invernales es sumamente complicada y debido a ello, muy costosa. Las pocas oportunidades disponibles son en algunas regiones montañosas o donde el volumen de nieve es sumamente alto y el clima baja lo suficiente, como en las sierras de Chihuahua y Sonora.

De hecho, en el país solo existe una estación controlada de esquí. Se encuentra en el municipio de Arteaga, Coahuila y se llama Bosque de Monterreal, a 45 minutos de la ciudad de Saltillo. Allí puedes esquiar o practicar snowboarding. Tiene una pista de descenso de 230 metros de largo, con una pendiente de 20°.

Mientras que para el patinaje sobre hielo o el hockey puedes practicar en pistas como: San Jerónimo, Centro Santa Fe, Forum Buenavista o Gran Sur en la Ciudad de México , así como Interlomas, Lomas Verdes y Las Américas en el Estado de México. También en Monterrey existen dos pistas: Ice Complex y Pista Fundidora . Fuera de eso, no hay mucho más pistas disponibles en el país.  

Curling México

Hasta hace unos años, por eso se habilitaban algunas pistas públicas como la del Zócalo de la Ciudad de México. 

Lee también: Manuel Greenham, el tiburón mexicano que ama los retos y teme al mar

Pero, como siempre ocurre en la historia del deporte mundial, nuestro país ha hallado formas de participar en Juegos Olímpicos Invernales, donde la esporádica aparición de los atletas nacionales ha sido como participantes, para llenar la competencia del colorido mexicano, aunque sin aspirar a nada importante.

En México también existen por lo menos dos Federaciones que intentan apoyar los deportes invernales, aunque con recursos y exposición muy mediáticos: la Federación Mexicana de Curling A.C. y la Federación Mexicana de Patinaje sobre Hielo y Deportes de Invierno A.C., así como otras organizaciones como la Fundación Mexicana de Bobsled y Skeleton.

El hockey en México, comenzó a jugarse desde 1957 en la Arena México. En 1962 se realizaron las primeras temporadas oficiales en la Ciudad, con equipos conformados principalmente por escuelas. Esta práctica ha permitido que la selección nacional llegar al  lugar 32 del mundo (2019), de acuerdo con la Federación Internacional de Hockey (IHF, por sus siglas en inglés) y compite en el Campeonato  Mundial IHF División II.

Equipo mexicano de Bobsled en Juegos Olímpicos Invernales

La liga Mexicana Élite (LME) fue inaugurada el 2 de octubre de 2010 con cuatro equipos profesionales y hay otros clubes federados que ofrecen cursos a principiantes para buscar nuevos talentos, entre ellos:

  • Toros de Monterrey, que juegan en la pista Ice Complex
  • Osos de San Jerónimo, de la Pista San Jerónimo
  • Halcones, de la Pista Lomas Verdes
  • Mapaches de Querétaro
  • Santa Fe Kings, de la Pista Santa Fe
  • Tigres de Metepec, que juegan en el Ice Dome Metepec, Estado de México
  • Buenavista Stars, de la Pista de Buenavista

Mexicanos en Juegos Olímpicos Invernales

El medallero de deportes invernales en México está en cero. La primera participación data de 1928 en St. Mortiz, Suiza, donde participó un equipo de Bobsled integrado por: Lorenzo Elizaga, capitán del equipo, Mario Casasus, Juan de Landa y G. Díaz, quienes quedaron en el lugar 11 entre 22 naciones y sentaron el mejor resultado en la historia de este deporte para México.

Después, pasaron 56 años para que un mexicano regresara a estas competencias. Se trató de Hubertus von Hohenlohe, descendiente de la realeza de un antiguo reino alemán, quien nació en nuestro país y vivió en él hasta los cuatro años. Después migró a Europa.

Hubertus von Hohenlohe, esquiador mexicano

En 1981 promovió la fundación de la Federación Mexicana de Esquí y participó en los Juegos de Sarajevo 1984, Lilehammer 1994, Vancouver 2010, donde fue el participante de mayor edad, con 51 años y Sochi 2014.

Este personaje se autodenomina como un “esquiador exótico” por lo que su principal objetivo era mantener viva la participación de competidores de países donde no nieva, sin nada por qué participar. Por eso, apareció en algunas competencias con un traje con motivos de mariachi, lo cual le dio mayor visibilidad a sus participaciones.  

Te puede interesar: Pelota purhépecha, el hockey cósmico originario de Michoacán

De hecho, el esquiador comenta que en una competencia de calificación en 2008, uno de los participantes le preguntó al mexicano si era hijo del esquiador que participó en Sarajevo ’84 y este contestó: “no señor, soy yo”.

Además, Von Hohenlohe no era atleta profesional, pues además del descenso en esquí tuvo aficiones por la música, el arte, la fotografía y sus negocios particulares.

Calgary 1988 y el equipo de Bobsled

El parteaguas de las participaciones mexicanas en Juegos invernales para México es la de Calgary 1988, cuando acudieron 12 atletas. La principal participación corrió a cargo de un nuevo equipo de Bobsled, encabezado por José Roberto Tamés y sus hermanos, originarios de Guadalajara, Jalisco.

“Competir en unos Juegos Olímpicos, para cualquier atleta, es un sueño realizado. Todos quisiéramos traer medallas, pero es muy difícil, no tenemos el clima para hacerlo, el costo del entrenamiento es muy elevado y la falta de apoyo por parte de las autoridades para estos deportes, para Olímpicos de Invierno no hay. Entonces cada atleta que llega a este nivel, lo hace por esfuerzo propio, que es un gran logro”.

Roberto Tamés
Roberto Tamés, equipo mexicano de bobsled, Juegos Olímpicos de Invierno

Este equipo compuesto por sus hermanos José Eduardo, Jorge Antonio y Luis Adrián, así como Roberto Lauderdale también participó en Albertville 1992 y Salt Lake City 2002.

Además: México, paraíso de los deportes extremos

“En mayo del ‘88 hubo una clínica de empuje en Nueva York, nos dijeron que fuéramos, no teníamos dinero para volar y nos fuimos manejando desde Guadalajara hasta allá en una combi, era de mi papá. Tuvimos problemas en el camino, se nos echó a perder el alternador, lo logramos reparar y llegamos. Luego rentamos un camión de escuela que tampoco tenía mucha calefacción que digamos.

“Los refrescos que teníamos, cuando estábamos en Calgary, los sacábamos y se congelaban. Hacía un frío horrible, arrancamos en Canadá a -20°C y no había calefacción que sirviera. Sales y los pelitos de la nariz se te congelan, los ojos también, pero en la competencia, el frío es lo de menos, descender da miedo”.

Roberto Tamés
Roberto Tamés, bosled, México, Juegos Olímpicos de Invierno

Juegos de invierno en la actualidad

En Albertville acudieron 20 atletas, la competencia con mayor cantidad de participantes mexicanos y para 2014 solo viajó un atleta. Para la más reciente edición, la de Pyeongchang, Corea del Sur 2018, acudieron con cuatro atletas:

  • Esquiadora alpina Sarah Schleper nació en EEUU y representó a este país en cuatro ediciones anteriores. Se casó con un mexicano y adquirió nuestra nacionalidad
  • Esquiador alpino, Rodolfo Roberto Dickson, nació en México y a los 3 años por una familia canadiense
  • Esquiador de fondo German Madrazo, quien creció en México pero se mudó a los EEUU. Originalmente es triatleta, pero comenzó a esquiar a los 42 años, en 2017
  • Esquiador de estilo libre Robert Franco, quien es hijo de mexicanos
Germán Madrazo, México Juegos Olímpicos de Invierno

Germán Madrazo, terminó en la posición 116 de 118, tras cruzar la meta 25 minutos y 51 segundos después del ganador de la prueba, el suizo Dario Cologna. De hecho, terminó en último puesto, pues dos esquiadores se retiraron por lesión durante el trayecto de 15 kilómetros. Sin embargo, se hizo famoso en redes sociales por el simple hecho de haber llegado a esta competencia.


0 comment

Noticias Relacionadas