Suns y Bucks reivindican los mercados pequeños de la NBA

by Ketzer

Suns y Bucks disputan las Finales de la NBA como dos mercados medianos de EEUU, aunque la serie tiene altos ratings y desbordó a sus ciudades

Las Finales de la NBA enfrentan a los Suns de Phoenix y los Bucks de Milwaukee, dos pequeños mercados de la Liga que han generado una gran expectación entre los aficionados al basquetbol, por el gran nivel que han mostrado ambos equipos a lo largo de la temporada regular.

Como prueba el Juego 1, transmitido en EEUU por la cadena ABC, registró un aumento del 13% en rating respecto al 2020, con un promedio de 8 millones 560 mil espectadores y un máximo de 9 millones 970 mil aficionados, de acuerdo con la consultora Nielsen. Esta fue la audiencia más alta de toda la televisión estadounidense del martes pasado, dominando los sectores de adultos y hombres.

Esto, pese a que se trata de franquicias de tamaño mediano en la NBA.

Lee también: ¿Qué tiene la NBA que seduce a todas las marcas?

Además, el partido tuvo ratings no vistos en los últimos 20 años en las ciudades de Phoenix y Milwaukee: 23.9 puntos en el mercado de Milwaukee, la mejor desde 2001, y de 23.7 en el mercado de Phoenix, la mejor desde 2000.

De acuerdo con Forbes, los Suns ocupan el lugar 17 entre las franquicias más valiosas de la Liga, con un valor de mil 700 millones de dólares (mdd). Los Bucks son el lugar 20, con mil 625 mdd. El equipo más valioso de la NBA son los Knicks de Nueva York, con un valor de mercado de 5 mil  mdd, el tercer equipo más valioso del mundo.

El resurgimiento de los Suns

Phoenix Suns fans

Esta temporada ha sido atípica para el equipo del desierto. Venía de una década de mediocridad, por eso los mismos aficionados orgullosamente apoyan a su equipo pese a toda la adversidad. El equipo estuvo borrado de la Liga después de la época de Steve Nash, pero en realidad la franquicia favorita de la ciudad son los Diamondbacks de Arizona de la MLB.  

Sin embargo, los Suns son el único equipo que representa exclusivamente a la ciudad de Phoenix: Los D’Backs, los Cardinals de la NFL y los Coyotes de la NHL, engloban al estado de Arizona. Además, son el primer equipo profesional de las cuatro grandes ligas deportivas (NFL, MLB, NBA y NHL), que comenzó a jugar en Arizona, entre 1968 y 1988, año en que arribaron los Cards. Además, los Suns han llegado a dos Finales de la NBA, ambas con derrota (1976 y 1993).

En sus filas tuvieron a dos jugadores MVP entre sus filas: Charles Barkley (1993) y Steve Nash (2005-2006).

Te puede interesar: ¿El secreto de Phoenix Suns? El cambio de cultura laboral

A lo largo de la última década, lo que era un equipo competitivo, se convirtió en hazmerreir de la Liga y de repente terminó como la segunda mejor marca de la Liga (51-21), solo debajo del Jazz de Utah. Los fanáticos, sin embargo, mantuvieron la pasión sin importar que los estuvieran apaleando en la duela. Ahora en las gradas, pudieron disfrutar los partidos del martes y el jueves, cuyas entradas más baratas costaron 920 dólares.

“Escuchas esas historias en todo momento”, dijo su actual estrella Devin Booker sobre los fans, “y ves la pasión en sus ojos cuando cuentan las historias. Incluso siendo el fondo del barril durante los últimos cinco años y ellos todavía apareciendo y mostrando amor demuestra el mismo tipo de amor que tienen por este equipo».

Los Bucks y su mercado impedido a crecer

Milwaukee Bucks fans

Mientras tanto, los Bucks también con un pasado interesante, eran definidos como un equipo limitado para crecer debido a las condiciones climatológicas de aquella ciudad: poca población respecto a otros mercados y medio año de temperaturas gélidas. De hecho en 2011, medios como The Bleacher Report advertía que sería muy difícil fortalecer esta plaza por sus propias características.

El equipo, cuenta con un historial importante en sus orígenes: solo después de tres años de su fundación ganaron su único título de la NBA y en sus filas se encontraba un tal Lew Alcidor, conocido posteriormente como Kareem-Abdul Jabbar.

En un estudio, el medio especializado en deportes estadounidenses señalaba que la repartición equitativa de las ganancias de la NBA era la única forma de ayudar a equipos como estos para competir con los mercados tradicionales como Nueva York, Los Ángeles, Boston o Chicago, que son plazas con mayor asistencia y mejores tarifas en sus entradas a los partidos, lo cual les permite obtener mucho mayores ganancias.

Sin embargo, esta repartición era inexistente hacia inicios de la década pasada y, al no contar con un tope salarial como otras ligas, parecía no tener con qué competir con estos equipos plagados de estrellas. ¿Cuál fue su solución? Reclutar a Giannis Antetokounmpo y construir un equipo competitivo a su alrededor, incluyendo una nueva arena y la renovación de la imagen del equipo.

Además: James Harden, la manzana podrida que rompe equipos talentosos

Hace una década, la franquicia costaba apenas 258 mdd y ahora su valor es de mil 625 mdd, de acuerdo con Statista.com.

Otro dato interesante es que entre sus accionistas y principales aficionados, está el quarterback de los Packers de Green Bay, Aaron Rodgers, desde el 2005 y posee una participación minoritaria.

En 2021, el equipo por fin llegó hasta las Finales y, aunque ha perdido los primeros dos partidos, la capital de Wisconsin se paraliza para apoyar a su equipo. Por ello, partido a partido una multitud se reúne en la zona conurbada de The Deer District para mirar los partidos en pantallas gigantes.

Pase lo que pase en las Finales, ya sea que los Suns terminen la serie pronto o los Bucks la aprieten jugando como locales, la Liga habrá ganado, al despertar el interés en otros mercados con mucho potencial, para hacer mucho mas competitiva a la NBA.


0 comment

Noticias Relacionadas